Archivo de la etiqueta: entrenamiento

Comunicación Canina

Nuestros perros intentan comunicarse con nosotros pero el problema está en que no sabemos interpretar las señales que nos mandan y la situación se vuelva una locura mental para ambos.

perro-1

Hay un aspecto que nos cuesta mucho interpretar en nuestros amigos peludos, y es cuando estos se encuentran incómodos. Los perros tienen un amplio repertorio de señales con las que demuestran que están nerviosos y quieren calmarse o transmitir calma a otros (tanto a otros perros como a personas). Algunos ejemplos podrían ser los siguientes:

  • Girar la cabeza, girarse o dar la espalda: Un perro que se gira o da la espalda ante otro perro o persona puede indicar que se encuentra incómodo con el acercamiento. Puede ser un movimiento muy sutil, incluso solo apartar la mirada sin girar la cabeza, o puede mantenerlo durante algún tiempo.
  • Lamerse el hocico: Una lamida rápida en su nariz (sin comida presente, claro), o varias, es una clara señal de nerviosismo en el perro.
  • Mover la cola baja: el movimiento de cola no siempre puede ser debido a alegría. Si mientras regañas a tu perro él se acerca a ti cabizbajo, orejas ladeadas y ligero movimiento de cola, está diciéndote “tranquilízate por favor, no me hagas daño”.
  • Bostezo: El bostezo, siempre que el perro no acabe de despertarse, significa que el perro está nervioso o incómodo, es una de las señales que más suelen emplear y a la que menos atención le prestamos. Si cuando te acercas o acaricias a tu perro, éste bosteza abriendo ampliamente su boca e incluso emitiendo un ligero ruido, es que en ese momento no le apetece el contacto.
  • Olisquear: Un perro puede bajar el hocico al suelo para olisquear ante una situación conflictiva, para autocalmarse. El olfateo les relaja y les distrae.

Todos estos gestos pueden transmitir un mensaje de “ey, calma, no te voy a hacer daño” o el contrario, “me siento incómodo/asustado, por favor, para de hacer eso / no me hagas daño”.

Cada gesto es importante, pero hay que evaluar el conjunto

Los perros suelen usar varias de las señales anteriores y muchas otras al mismo tiempo. No se trata de ir analizando “partes” y luego juntarlo todo, sino que debemos observar al perro en su conjunto y valorar sus emociones por la combinación de su expresión corporal, gestos, postura…

Ellos se esfuerzan mucho en entendernos a nosotros, y nosotros deberíamos hacer lo mismo para comprenderlos a ellos y respetarlos, así conseguiremos una buena convivencia y que tanto ellos como nosotros seamos felices con nuestra mutua compañía.

Un libro indispensable para entender a nuestros compañeros es “El lenguaje de los perros: las señales de calma”, de Turid Rugass, es el diccionario canino imprescindible para cualquier propietario.