Archivo de la etiqueta: mascotas

Día internacional del Gato

El 20 de Febrero se celebra a este pequeño felino en todo el mundo. Infórmate sobre el origen de esta efeméride y cómo puedes aprovecharla para conocer mejor a estos enigmáticos animales.

gatito

Hace unos años se decidió, por medio de internet y redes sociales, que los gatos debían tener un día dedicado a ellos y a quienes luchan por hacer mejores sus vidas. Así, se eligió el 20 de Febrero para conmemorar a estos pequeños felinos, como una forma de homenajear a uno de los gatos más emblemáticos de la historia: el popular Socks, el gato de la Casa Blanca, fallecido en 2001.

Socks fue adoptado por Chelsea -hija del expresidente estadounidense Bill Clinton-, cuando su padre era gobernador de Arkansas, y se convirtió en un personaje muy apreciado no sólo por el personal de la Casa Blanca, sino por los visitantes de ésta, incluyendo a la prensa y a los jefes de Estado de otros países. El gato era llevado a visitas públicas en escuelas y asilos, e inclusó se creó un club de fans deSocks que sirvió para impulsar una de las campañas más importantes de adopción de felinos en Estados Unidos.

Sin duda este día nos llena no sólo de alegría a quienes compartimos nuestra vida con un gato, sino que invita a la reflexión sobre lo que estos animales han enfrentado a lo largo de la historia.

Su domesticación fue posterior a la del perro, porque desde siempre ha existido un sinnúmero de mitos, creencias y estereotipos que no han dejado muy bien parado a este enigmático animal. Su vida no ha sido fácil gracias a los estigmas de los que lo hemos llenado los humanos, como que los gatos negros son de mala suerte, que los gatos son hipócritas y abusivos, que viven bien en las calles, que no importa que se les maltrate porque tienen siete vidas, etcétera.

Por fortuna esos mitos y falsas creencias van desapareciendo, y cada día hay más personas que deciden tener un ronroneador amigo en sus vidas.

Esta celebración puede servir de pretexto para que todos los que tenemos un gato como compañero, demos a conocer que todos estos estereotipos y mitos respecto a esta especie son falsos: los gatos pueden convivir con perros, se pueden adaptar a una casa, son amorosos y sociables, pulcros y educados. Esta fecha es también un motivo para difundir la importancia de la esterilización y la tenencia responsable.

En México no se tiene una cifra aproximada de los gatos que sobreviven en las calles y que padecen la indiferencia y el maltrato de la gente; lamentablemente la situación a nivel internacional no es muy diferente. Por tanto, es fundamental que este Día Internacional del Gato nos haga difundir su trato digno, su respeto y su derecho a tener una buena calidad de vida, ya que al ser domésticos dependen totalmente del humano (incluso los gatos ferales).

Si tú tienes todavía prejuicios gatunos, te invitamos a que te deshagas de ellos, a que te informes, a que preguntes y a que te des la oportunidad de acercarte a estos increíbles animales. Si estás pensando compartir tu vida con un gato, recuerda no comprar: hay muchas organizaciones dedicadas a rescatar gatos, así que ¡adopta y cambia vidas!

Fuente: Lic. Giovanna León (Coordinación de Animales de Compañía y de Trabajo en México)

 

¿Los perros entienden nuestras palabras?

Un viejo debate en los medios científicos es si los perros, mejores amigos del hombre, entienden el significado de nuestras palabras o las emociones que se esconden detrás de estas. Las últimas investigaciones hechas en torno al tema confirman que, si bien no comprenden el espectro completo de emociones, estos animales prestan toda atención a ellas.

Como-los-perros-entienden-a-los-seres-humanos-1

La gran mayoría de quienes comparten su vida con estos animales suele asegurar que su perro entiende sus palabras al hablarle. Estos simpáticos y fieles animales obedecen nuestras órdenes cuando les decimos que se sienten, se paren, permanezcan quietos, salten, coman o no, etc., así que es natural que creamos que nuestras mascotas nos comprenden.

¿Pero realmente entienden las palabras? Los estudios sugieren que lo que en verdad están haciendo los animales es prestando mucha atención a todo el lenguaje extraverbal que utilizamos: los gestos, las expresiones faciales, el movimiento de los ojos, cuestiones todas que apoyan el significado de nuestras palabras.

Para saber exactamente qué sucede en el cerebro de los perros mientras escuchan a los seres humanos se realizó una investigación muy curiosa. En una habitación se pusieron 250 individuos de la mayoría de las razas caninas, a los cuales se les colocaron audífonos en cada oreja.

El sonido que los animales escuchan por el oído derecho se procesa en el hemisferio cerebral izquierdo y viceversa. Por tanto, si un perro se viraba hacia la derecha ya se sabía dónde estaba ocurriendo el procesamiento de la información.

A cada perro se le puso la voz de su amo, pero modificada emocionalmente de modo electrónico, de forma tal que no se podía identificar de quién se trataba. Por otra parte, se les ponía la voz de los amos diciendo la misma frase, manteniendo la entonación correcta, pero distorsionada e incomprensible.

Resultado: los perros movían la cabeza a la derecha cuando el discurso no tenía la emoción de sus dueños y hacia la izquierda cuando escuchaban las palabras emotivas. Ello confirma que procesan ambas informaciones, el contenido de las palabras y la emoción, con los hemisferios cerebrales opuestos.

Al parecer hay más parecidos entre hombres y perros de lo que podemos creer a simple vista. La comprensión humana y canina del lenguaje se realiza en la misma zona cerebral. Ambos procesan el contenido en el hemisferio izquierdo y las emociones en el derecho. Solo confirma que existe una comprensión de ambos planos en los perros, no nos permite saber cuánto comprenden de nuestro lenguaje dichos animales.

Los estudios en esta área tan interesante del saber humano deben proseguir, pues para quienes amamos tanto a los leales canes es importante conocer cómo entienden los perros a los seres humanos, de modo que podamos comunicarnos con ellos mucho mejor en el futuro.

Fuente: Ruth Leyen (Pag. batanga)